El fotografo de la noche de Nueva York. Weegee.

En esta entrada quiero referirme al gran fotógrafo Weegee y su relación con el cine, tanto en su intervención directa en los años dorados de Hollywood actuando como actor y asesor, así como en aquellas películas que se han basado en su biografía, de una forma mas o menos libre.

           Algunos datos sobre Weegee

Arthur H. Fellig nació un 12 de junio de 1899 en la ciudad de Zloczew, Austria (actualmente Zloczew pertenece a Polonia) en el seno de una familia judía. Cuando en 1910 llegó el pequeño Usher H. Fellig con su madre Rachel y hermanos a Ellis Island, al funcionario de inmigración le sonó demasiado extraño el nombre de Usher y registró al niño como Arthur. Él era el segundo de siete hermanos, los tres hermanos más jóvenes nacieron ya en tierra americana.

Arthur abandonó pronto la escuela para llevar un jornal a casa. Con catorce años se hizo vendedor callejero de golosinas y también trabajó en una tienda de fotografía. Un día vio a un fotógrafo ambulante retratando a niños montados en un pony y descubrió el Ferrotipo, una técnica muy popular en Estados Unidos por su bajo precio. Producía unos resultados parecidos al daguerrotipo aunque de menor calidad. Decidiendo que esa sería su profesión, compró por correo todo lo necesario y en pocos meses dominaba la técnica. Como fotógrafo ambulante se dedicó a fotografiar niños por el Central Park, para ello alquilaba los fines de semana un pequeño pony al que llamaba Hipo y que hacía las delicias de sus pequeños clientes.

Parece ser que el nombre de Weegee provenía de la palabra “Ouija” porque parecía que tenia dotes adivinatorias para estar en el lugar preciso, La verdad es que en el año 1938 obtuvo un permiso para tener una emisora de radio conectada a la de la policía, por lo que no era raro que se personara el momento donde pasaba algo.

Era tanta la rapidez con que asistía y con la que quería que se publicaran sus fotos, que llevaba un pequeño laboratorio en la trasera de su coche, y nada mas hacer las fotos, las revelaba y llevaba a los periódicos para venderlas. Se cuenta que los jefes de redacción pagaban diez dólares por una foto de un cadáver y en esto Weegee fue el rey, tanto que se plantearon rebajar este precio ante la cantidad de material que les proporcionaba

Weegee comentaba en su autobiografía sobre su coche y la forma de trabajar “Guardé todo allí, una cámara extra, los casquillos de las bombillas de flash, una máquina de escribir, botas de bombero, cajas de cigarros, salami, película de infrarrojos y zapatos extras y calcetines. A partir de entonces tuve alas. Ya no tuve que esperar para que el crimen viniera a mí; podía ir tras él”, escribió en su autobiografía.

Su formación fotográfica era nula. Pero con la práctica se fue haciendo a sí mismo hasta tener una técnica propia que le resultaba. Disparaba con una cámara 4×5 Speed Graphic, la más típica en prensa en los años 40. Siempre usaba los mismos parámetros: f/8 y una velocidad de obturación de 1/200 de segundo con un buen flash e incluso un pequeño set de focos situados a tres metros del sujeto a fotografiar.

En el reverso de sus fotografías escribía como firma : “Weegee el famoso”, Y desde luego que era famoso, entre otras cosas por su buen humor. Algo que le llevó a autorretratarse hasta en 1.500 ocasiones; como en la serie en la que Weegee muestra los pasos de todo el sistema judicial desde que el delincuente es arrestado hasta que se sienta frente al juez; y en todas es Weegee el protagonista.

A Weegee le gustaba explicar sus aventuras en la barra del bar Sammy’s y en los locales de la Photo-League, la más importante asociación de fotografía social de EE.UU. y que reunía a un importante plantel de fotógrafos y cineastas liberales con inquietudes sociales, lo que le costó ser perseguida durante la “Caza de brujas”. La Photo-League fue clausurada definitivamente en 1951 por supuestas actividades antipatrióticas nunca probadas

Algunas fotos suyas fueron incluidas en exposiciones colectivas del Museum of Modern Art (MOMA) en 1943 y 1948. El conjunto de la obra de Weegee se empezó a valorar cuando se publicaron sus libros que mostraban una ciudad desnuda, precisamente así se tituló su primer libro, “Naked City” de 1945.

Weegee en los años del gran auge de Hollywood

Weegee dedicó varios años de su vida a trabajar en los grandes estudios de Hollywood como actor, como asesor, y como fotógrafo de los estrenos y rodajes de las películas., Aunque la experiencia no fue demasiado positiva porque el mismo se refería a Hollywood, como “New Jeresey , con palmeras” o “tierra de zombis”,

Influencide de su fotografía en el cine negro

Su influencia es patente en los directores de fotografía de cine negro, que usaron el tipo de iluminación en claroscuro, muy propio por otra parte del cine expresionista alemán de donde procedían la mayor parte de los mejores directores de dichas películas. La película “La ciudad desnuda” de Jules Dassin se basaba en el libro del mismo título del fotógrafo, aunque no se hiciera referencia a Weegee en ningún momento.

Colaboración con Kubrick

Weegee fue el encargado de la foto fija de la película de Kubrick “Teléfono rojo, volamos hacia Moscu”. Se comenta también que Peter Seller se basó en la forma de hablar de Weegee para crear su personaje, Weegee nació en Ucrania y tenia un acento muy especial.

Experiencia como actor y realizador

Actuó como extra en varias películas como “En busca de marido” de Cary Grant en 1948.

La experiencia cinematográfica de Weegee le llevó a filmar cortos de 16 mm como “Weegee’s New York”, “Cocktail Party” y “The idiot boy” Para la película The Yellow Cab Man (1950) Weegee filmó una secuencia en la que aparece el tráfico distorsionado. Asimismo filmó una escena caleidoscópica para el documental Windjammer.

Fotografías para su libro Naked Hollywood

Durante este tiempo siguió haciendo fotos para un libro que preparaba sobre Holllywood, en esta época comenzó a hacer fotos a famosos en forma de caricatura mediante una especie de caleidoscopio que ponía en el objetivo. Con este sistema hizo fotos de los grandes de la época como Marilyn Monroe a la que hizo una foto con la cara parecida a un cerdo,

o Bette Davis

Es famoso también el collage que hizo con cientos de ojos de Judy Garland.

Se publicó un libro con sus fotos de Hollywood llamado “Naked Hollywood”

Marca ACME

Para los amantes de las películas de dibujos animados, la agencia fotográfica en que trabajaba Weegee hasta el año 1935 que la abandonó se llamaba ACME Newspictures. Es conocido que la marca de todos los artilugios que salen en los dibujos son de la marca ACME.

Weegee como personaje de ficción para algunas películas y series

La película “El ojo publico” dirigida por Howard Franklin en el año 1992 está basada “libremente” en la vida de Weegee, Franklin no obtuvo los derechos para basar su película en la vida del fotógrafo y tuvo que escribir una historia ficticia sobre el mismo. En la película se refleja algo de lo que se acusaba a Weegee y que era cierto, su obsesión por que la foto fuera mejor, no se cortaba en alterar la escena del crimen y quitar un sombrero que tapaba al muerto, y cualquier otro objeto que estorbara el que la foto fuera mejor.

En el film Joe Pesci, se hace llamar “El Gran Bernzy” y recorre las violentas noches de Manhattan como en su día lo hizo “El Gran Weegee”.

La película cuenta la historia del fotógrafo y como se enamora de la mujer que regenta un Night Club, y que admiraba sus fotografías por considerarlas auténticas obras de arte. En dicha película se cuenta la anécdota de como Weegee averigua el lugar en que los gángsters van a cometer un asesinato masivo de sus rivales y se cuela en el local para fotografiar no solo los cadáveres sino el propio acto del asesinato. Entre los artilugios que usa uno consiste en montar la cámara en una base con ruedas y lanzarla por el suelo en el momento del tiroteo para tomar fotos mas cerca de la acción.

La escena final de la película muestra a Joe Pesci llevado por la policía, en un coche oficial. Durante el trayecto está puesta la radio de la policía que está radiando menajes continuos sobre robos, asesinatos, etc., Alguien el coche pide que apaguen la radio y Joe Pesci le dice, es imposible apagarla,. Es como querer apagar la vida de las calles convulsas de Nueva York.

En el año 2012 la película de Sam Mendes “Camino a la perdición” también hace una referencia a Weegee, con el papel de Jude Law como un fotógrafo de sucesos, que siempre llegaba al lugar del crimen justo en el minuto siguiente.

Los guionistas de la serie televisiva “Expediente X” se inspiraron parcialmente en la vida de Weegee para uno de sus capítulos, concretamente para el titulado “Tithonus”, que nos habla de un reportero con capacidad para predecir la muerte y, como el mito griego que da nombre al episodio, está condenado a la vida eterna

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *