“La cicatriz” una joya oculta del cine negro

La historia del cine está plagada de obras maestras y obras poco conocidas pero que esconden un tesoro por descubrir. La serie B (películas de bajo presupuesto para completar las sesiones dobles tan habituales en Estados Unidos) produjo una serie de películas fantásticas, de una de las cuales quiero hablar en esta entrada.

“La cicatriz” es una película del año 1948 dirigida por Steve Sekely, director nacido en Budapest, y protagonizada por Paul Henreid (el activista Lazslo de la mítica Casablanca) y Joan Bennet ( la actriz que intervino entre otras en las dos obras maestras de Fritz Lang, “La mujer del cuadro” de 1944 y “Perversidad” rodada un año después con el mismo equipo técnico y los mismos actores, y consideradas como dos de las obras maestras del cine negro de todos los tiempos),

El argumento de la película es una historia de fatalidad hasta sus últimas consecuencias, como sucede en muchas de las películas de este género plagado de perdedores acuciados por la fatalidad. 

John Muller un astuto personaje con estudios de medicina y psicología, sale de la cárcel dispuesto a dar un gran golpe. Un día decide robar la recaudación de un casino de juegos de la mafia, en la que todo sale mal y dos de los atracadores mueren en el robo, y John tiene que huir perseguido por la mafia.En su huida es confundido con el doctor Bartok psiquiatra. John decide hacerse pasar por el médico para lo que se provoca una cicatriz en la cara similar a la que tiene dicho médico.

La película es una sucesión de situaciones poco creibles, pero que película no lo está, y la forma de contar la historia, la fotografía, etc, merecen la pena.

Traigo la película a colación porque tiene relación con la fotografía (mi otra pasión) por los motivos siguientes :

1 .- En fotografia hay que prestar atención a los pequeños detalles.

Para parecerse al doctor Bartok el protagonista hace una fotografía del doctor en la calle y saca una copia en papel en una tienda. Cuando vuelve a casa se practica la incisión en la cara, pero hay algo que no ha ido bien, para entenderlo hay que ver el siguiente fragmento de la película prestando especial atención a los últimos 10 o 15 segundos, que afectan al resto de la película.

2 .- La película es un típico ejemplo de la fotografía de las películas del cine negro, influidas por el expresionismo alemán. Como muestra dejo este fragmento de la huida del protagonista perseguido por dos mafiosos. La escena muestra la huida por un callejón estrecho por el que circula un gran camión, la iluminación y la acción son espectaculares, y merece la pena su visión.

Hay otra escena en la película que me parece muy bien resuelta, es la escena en que el protagonista acompaña al doctor en su coche y lo mata y hace desaparecer. Se paran en un paso a nivel, y mientras la cámara enfoca el cartel de STOP sabemos que se está produciendo la muerte del doctor, y cuando aparece la palabra GO, el coche se pone de nuevo en marcha ya con el cambio hecho.

3 .- No es lo mismo ver que mirar.

La mayor parte de la gente sabe mirar pero no todos saben ver, quizás los fotógrafos estemos acostumbrados a ver los detalles. En la película a pesar del error al hacerse la cicatriz nadie lo nota, ni siquiera las personas más cercanas al doctor Bartok.

El error en la cicatriz pretende ser explotado por el protagonista en la escena final de la película cuando lo van a matar, no por el robo a la mafia (el colmo de la fatalidad) sino por las deudas de juego del doctor Bartok, bajo cuya sombra creía estar a salvo. Dejo la secuencia final como remate de la fatalidad que ha perseguido al protagonista durante toda su vida.

Sin duda una película que puede tener sus puntos débiles en su argumento, y en algunas situaciones poco creibles, pero que tiene un envoltorio fantástico y que recomiendo ver completa a todos los amantes del buen cine.

Este es el enlace a la ficha de la película y otros comentario sobre la misma.

http://mascineporfavor.es/cicatriz-la

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *